martes, 4 de junio de 2013

EL GUARDIÁN DE LOS NIÑOS

Jan Hauger comienza a trabajar en Calvero, una escuela infantil en la que se encuentran los hijos de los pacientes del hospital psiquiátrico Santa Patricia. Jan adora a los niños y los niños le adoran a él, pero a través de flashbacks nos va contando cómo unos años antes salió de excursión al bosque con un grupo de niños de otro centro y abandonó  a uno de ellos allí. En otra serie de flashbacks que se mezclan perfectamente con la historia, descubrimos que el propio Jan estuvo internado en un centro psiquiátrico durante su adolescencia y fue allí donde conoció a Rami, una joven rebelde que le enamora, la verdadera razón por la que trabaja en Calvero, ya que, según cuentan, ella se encuentra interna en Santa Patricia.

Jan es un hombre solitario, con una existencia nada agradable, tímido y temeroso y que a veces me ha dado pena y en otras ocasiones miedo. Tiene un mundo interior muy rico, pero es incapaz de relacionarse con los demás de una forma normal. Es un hombre débil, casi desequilibrado que actúa en consecuencia.

El resto de los personajes adquieren importancia casi al final del libro, la mayor parte del tiempo nos centraremos en Jan, e iremos acompañándole por los pasillos de Santa Psico, mientras más de una vez nos producirá escalofríos con sus actos.

El final me ha gustado bastante y es que la novela va de menos a más, en intensidad e interés.
Esta novela no es la típica novela negra sueca, va mucho más allá, recrea una atmósfera aterradora por momentos y muy tierna en otros. Tanto la historia como su protagonista están llenos de contrastes.

Si aún no la habéis leído os la recomiendo. Voy a puntuarla con un 8

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Muchas gracias con tu reseña, si me lo encuentro lo compraré. ^^

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar